icaro dic 19, 2014 0 Comments Posted in: Blog, Portfolio

A preguntas directas algunos dan respuestas evasivas. Al menos en el argot de la política, pero hagamos una pregunta más seria y veamos ¿qué tiene que ver eso con temas de la ciudad?, respuesta: TODO. Es un hecho que la ciudad crece, y si pensamos que el progreso genera crecimiento, pues bien, y de nuevo otra pregunta ¿pero hasta dónde?, ¿cuáles son los límites de la ciudad? ¿son acaso los ríos? ¿los cerros? ¿las montañas?. La Ciudad de México es un ente con vida, que después de tantos años de fundación desde que todo empezó con un Águila y una Serpiente, sigue creciendo a ritmos impresionantes. Parte de ello es porque son pocas las ciudades grandes en el país, al menos grandes me refiero a niveles cosmopolitas como las que llamamos grandes capitales del mundo como son conocidas en el continente, Buenos Aires, Rio de Janeiro, Bogotá, Caracas, Nueva York, Montreal, y en el viejo continente como lo son París, Londres, Madrid, Roma, por solo citar algunas.

Pero en el caso de nuestro país y más específico en el caso de nuestra ciudad, el hecho de tener un producto interno bruto superior a la media nacional, nos hace una de las ciudades más grandes económicamente hablando y por lo tanto en teoría, al contar con niveles de oportunidades superiores a los de otras ciudades nos vuelve una ciudad más atractiva para los que buscan mejorar su nivel y estilo de vida, pero y si este parámetro económico lo cambiamos al nivel y calidad de vida de otras ciudades salimos debiendo. Los niveles de inseguridad, de criminalidad han dejado de mantenerse, y aunque la percepción de la población de la ciudad es  sentirse más segura que en el resto de los Estados, no dejamos de tener muchas complicaciones en cuanto a calidad de vida se refiere.

A la pregunta expresa de ¿qué más le cabe a la Ciudad de México? como ciudadanos por ahora solo nos queda ver y manifestarnos cuando algo que el Gobierno de la Capital quiere colocar para paliar alguno de los problemas cotidianos y que, como en el caso de la Super Vía, no nos convence del todo. Y no digo que no se necesita, pero siempre la pregunta es ¿puede hacerse de otra manera? o ¿se hace así porque es la manera más económica?. En ambos casos no lo sabemos exactamente porque no tenemos los documentos que avalan los estudios de factibilidad y aunque los tuviéramos no somos expertos en el tema, así que poco podemos hacer. De alguna manera somos tratados como niños a los que se les dice que es lo mejor para ellos por unos padres que no saben cómo informar educando de manera que podamos adquirir el conocimiento colectivo con el paso del tiempo. Sin embargo, hoy día tenemos la oportunidad de generarlos, el problema siempre es que son pocos los que quieren dar la cara o hacerlo de forma pública por el temor a cualquier tema de represión o persecución.  Además de eso somos víctimas de la misma facilidad de información, que en muchas ocasiones damos como cierta al obtenerla de una fuente de internet. Tenemos los medios y los medios también nos tienen a nosotros.
Arenas para eventos, segundos pisos, viaductos elevados, teleférico hacia santa fe, nueva tecnología en semáforos, cámaras de vigilancia en puntos estratégicos de la ciudad, nuevas urbanizaciones al poniente de la ciudad, súper puentes, súper vías, súper edificios en Chapultepec, pero creo que a pesar de tantos “súpers” aun no tenemos súper gobernantes que tengan la capacidad crítica que nos permita ayudarlos a gobernar obteniendo realmente lo que necesitamos y no lo que ellos piensan que necesitamos. Y el caso es que cada vez somos más, tenemos horas de tráfico que nos impiden llegar a tiempo a nuestros trabajos, o a nuestros centros de estudios. Hemos vuelto la impuntualidad un tema de la ciudad por la cantidad de desplazamientos diarios por persona. Solo a horas de la madrugada podemos hacer del Aeropuerto a Polanco cerca de 20 o 25 minutos, tiempo que durante los recorridos diurnos es imposible bajar de 50 a 70 minutos. Los vagones del metro saturados, los del metrobús también. Cierto que todos estos aportes ayudan y están pensados para disminuir esos tiempos de recorrido, pero quizás la solución no es meter y meter servicios, vialidades, edificios, calles nuevas o remodeladas, quizás la solución es permitir que otras ciudades del país tengan el crecimiento adecuado, moderado, que permita tener los niveles económicos que tiene la Ciudad de México. Centrar el progreso del país en 3 ciudades grandes como lo son Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México es solo parte del problema, un ejemplo perfecto es la mega-biblioteca Vasconcelos, que es como tener un Quijote peleando en el desierto sin oportunidad de vencer a la ignorancia y al analfabetismo que predomina en el país. Permitir que esta ciudad se llene y se llene es dejar de ver que el país tiene 32 estados, o al menos 31 y estamos esperando a que la Ciudad de México tenga también el nivel de Estado, con su propia constitución, para al menos tener una partida presupuestal que nos permita atender cosas fundamentales como agua, electricidad, drenaje. Sin embargo, y aunque la ciudad necesite toda esa infraestructura, hay que poner los límites y no permitir que las áreas rurales del perímetro de la ciudad se vuelvan lotes de concreto y acero adheridos a la gran capital. Responder la pregunta de ¿qué más le cabe a la Ciudad de México? es muy complicado, solo esperemos que sigan siendo servicios, entretenimiento, esparcimiento, espectáculos, y lugares de calidad para convivir con la familia y los amigos, en vez de que el crecimiento de la ciudad se vaya comiendo más poblaciones, más zonas rurales que nos vayan dejando sin oxígeno por la deforestación y sin espacios públicos; recordemos que hace solo un poco mas de 100 años los límites de la ciudad eran en el poniente La Alameda Central y en el oriente Anillo Circunvalación. Paradójicamente, crecemos, pero cada vez tenemos menos espacios de calidad para el ciudadano común, nosotros debemos procurar conservarlos y pedirle al gobierno local que nos dote de espacios mejor planeados para la ciudadanía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>